Contribuimos a la lucha contra la COVID-19 creando este espacio en nuestra web, para publicar libremente y aquí, sus sugerencias, comentarios, preguntas y aportes en esta lucha mundial contra la COVID-19.

El señor José Martínez Magdaleno, PhD en biología e inmunología, responderá a sus preguntas.

Gracias por su participación en esta lucha contra la COVID-19.

15 comentarios “

  1. GEOVENTILACIÓN I. La ventilación geotérmica cuida nuestra salud y nos protege de las exhalaciones orgánicas.

    Si calentar o enfriar, aumenta el confort y el bienestar, ventilar nuestras viviendas y locales protege nuestra salud.

    Por medio de una serie de artículos sobre ventilación en general y concretamente sobre ventilación por medio de técnicas geotérmicas, vamos a recordar los enormes beneficios en nuestra salud que significa disponer de una buena ventilación en viviendas y locales diversos en los que habitamos o transitamos habitualmente.

    En este primer artículo vamos a recordar diferentes aspectos básicos de la ventilación en general, su por qué y como influye en nuestra salud. Haremos un rápido recorrido por interesantes datos e indicaciones de distintos autores y expertos que sin duda despertarán tu interés en la ventilación.

    Ante todo y en modo de resumen, diría (es mi opinión y deseo personal) que por lo menos todos los locales públicos deberían por ley, disponer de una adecuada instalación de ventilación forzada y red de distribución de aire. Sin duda una correcta instalación de ventilación según Norma puede ayudar en gran medida a prevenir, combatir y reducir el contagío por micropartículas, microorganismos o virus como por ejemplo el que nos ocupa en la actualidad el virus SARS-Cov-2 culpable de la COVID-19 (ex 2019-nCov), esté virus según la OMS ( https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses/ ) está siendo objeto de profundos, accelerados e incansables estudios respecto a su propagación en el ambiente y de su durabilidad efectiva al depositarse por medio de gotículas que haya esparcido en el ambiente una persona con Covid-19 al toser o exhalar; estás gotículas acabarán depositandóse sobre una o varias superficies, y siempre según la OMS se informa que los virus de la familia de los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. Esto, entre muchas otras razones, hace que la presencia de una correcta instalación de ventilación en cada local público (industrías y edificios de viviendas incluidos) sea a mi juicio, indispendable para la protección de la salud.

    Ventilar es garantizar el suficiente aporte de aire puro y la total extracción del aire viciado, del interior de un ambiente cerrado.

    Es sabido que la respiración es una combustión lenta que se produce en el interior del organismo y que da lugar, como en las combustiones ordinarias, a la formación de anhídrido carbónico (CO2) y vapor de agua (H2O).

    En los ámbitos cerrados y habitados, el aire se satura rápidamente de ácido carbónico, hasta llegar a hacerse muchas veces irrespirable; pero lo que es más perjudicial es el producto de las exhalaciones orgánicas de diversas naturaleza, las cuales pueden originar enfermedades, a veces graves, entre algunas de las personas presentes.

    En multitud de procesos industriales, como por ejemplo los siguientes: en los de hilaturas de algodón, lana o lino, se producen polvillos de fibras vegetales y animales, los cuales, aspirados por los operarios, se depositan en los pulmones, originando serias enfermedades. Así como en los talleres de tintorería, de estampado, y en las fábricas de productos químicos se desprenden vapores y gases la mayoría de las veces nocivos para la salud; en el trabajo de los metales y de las piedras se producen polvillos que se infiltran penetrando en las mucosas y en las células pulmonares.

    Por tales motivos (entre otros) es de suma importancia y necesidad extraer el aire viciado de un ambiente y substituirlo por aire puro exterior tomado y filtrado adecuadamente.

    El volumen de aire (V) a renovar en un ambiente puede calcularse:

    a) con relación a su contenido máximo de CO2;

    b) con relación a la temperatura máxima de los locales a ventilar;

    c) con relación al uso de los locales y al número de personas que lo ocupan…

    Para no hacer largo este primer artículo sobre Geoventilación, seguiremos en breve con un próximo artículo “Geoventilación II”.

    Otros artículos sobre aérogeotermia.

    Estaré encantado de contestar a cualquier pregunta sobre geotermia. Por favor cuidar de vuestra salud y la de los vuestros. Un abrazo desde Suiza, José Martínez, consultor internacional en geotermia superficial y profunda.

  2. COVID-19 v.1.0. ( https://itachyon.ch/covid-19/ ) es una aplicación para ayudar a la comunidad científica a mejor entender la COVID-19. Utilize libremente esta aplicación de manera totalmente anónima, ningún dato personal es recogido. Pulse sobre el botón con la opción que más cree ser su caso, así ayudará a mejor entender las tendencias de la pandemia. Muchas gracias por su colaboración. App creada en Suiza por Tachyon SL https://itachyon.ch/covid-19/

    1. Bienvenidos a nuestro “Brain storming” Contribute Fight COVID-19, sobre la ¡COVID-19! Soy José Martínez Magdaleno y este espacio busca reunir ideas novedosas que permitan atacar a esta pandemia desde cualquier punto. Ya sean científicos o no, en este foro se pretende debatir cualquier idea en cualquier ámbito que no esté necesariamente ligado con la salud y la investigación biomédica, por ejemplo la psicología, la agricultura, la ingeniería… Les invitamos a dejar un comentario que resuma una idea que por alguna razón dejarón a un lado por ser “inviable” o ¡“imposible”!

  3. Ref.1

    Medida propuesta para combatir la COVID-19:
    Prohibición, mientras dure la pandemia, a cualquier individuo de fumar cualquier tipo de tabaco u otras substancias y prohibición de fumar o “vaporizar” con cualquier tipo de cigarrillos electrónicos con substancias de cualquier tipo, sea por medio de cualquier proceso tanto en caliente como en frío. Está prohibición no es de obligado cumplimiento en la propia vivienda del fumador o “vaporizador”.

    ¿Por qué?
    Porque las substancias resultantes exhaladas por un individuo, humo exhalado al fumar o vapor exhalado a diferentes temperaturas que las existentes en su entorno, estas diferencias de temperaturas y densidades, favorecen significativamente la difusión en el entorno a traves del aire envolvente, más si las diferencias de temperaturas son grandes entre lo exhalado y el entorno. Estás substancias exhaladas son un excelente medio de transporte físico de todo tipo de nano, micro, partículas, microorganismos, bacterias y por supuesto virus, que gracias al humo, vapor u otro gases resultantes del acto de fumar o “vaporizar”, son capaces de alcanzar distancias mucho mayores que las habitualmente alcanzadas por el efecto normal de una respiración natural por parte de un individuo no fumador o usuario del cigarrillo electrónico.

  4. Ref. 2

    Medida, propuesta para combatir la COVID-19:

    – Obligación, mientras dure la pandemia, de tener conectadas (encendidas, enchufadas, activadas…), durante todo el tiempo sin interrupciones (24/24, 365/365), todas las instalaciones mecánicas (motorizadas) o estáticas (aperturas naturales) existentes en los locales, viviendas, industrias y medios de transportes, para la renovación de aire, extracción, ventilación. Todas las instalaciones de extracción forzada deberán de funcionar en modo de aspiración (aspiración del aire interior viciado e impulsión de este al exterior, garantizando a la vez, el aporte de aire exterior limpio por medio de suficientes tomas de aire exterior) y no en modo impulsión (aspiración de aire exterior limpio e impulsión de este al interior del local). Todas las instalaciones de extracción se mantendrán cada 7 días o plazos más cortos, nunca más largos, en función a los sistemas de filtrado, filtros existentes en la propia instalación de extracción forzada, el mantenimiento se efectuará en acorde a los protocolos más extrictos adaptados a la naturaleza de la COVID-19, la operación de mantenimiento periodica será del tipo mantenimiento preventivo y se compondrá de la limpieza, desinfección, cambio de filtros mécanicos, químicos y biologicos, limpieza integral de todos los componentes de la instalación de extracción y en especial, si esta existiese, de la red o redes de distribución de aire (conductos) y sus elementos de distribución de aire (rejillas, difusores, toberas…). Es de obligado cumplimiento en cada una de las nuevas instalaciones de extracción de aire, que estas se construyan con elementos (UV unidades de ventilación, red de distribución, elementos de difusión y admisión de aire…), construidos con materiales no porosos ni absorbentes, obligando especialmente a que las redes de districución de aire se fabriquen en chapa galvanizada o inoxidable estando expresamente prohibido cualquier material de fibra de vidrio, lana de roca, poliespan u otros materiales con una porosidad y permeabilidad superiores a la de la chapa galvanizada o inoxidable, esta obligación excluye obviamente los filtros o sistemas de filtrado que serán naturalmente la barrera principal a los virus, bacterías, microorganismos conocidos y desconocidos que a su vez pudiesen ser causantes o parte de la causa de la propagación de la COVID-19.
    Si en cualquier tipo de volumen susceptible de albergar personas o animales, no existiese una instalación de extracción forzada de aire, será de obligado cumplimiento la inmediata instalación de un sistema de extracción forzada de aire con aporte de aire exterior garantizado y las condiciones indicadas anteriormente en esta sugerencia.
    El espiritu de esta sugerencia no es otro que la prevención y la lucha para impedir en lo posible la propagación de la COVID-19. Es una sugerencia que antepone la salud de las personas y animales a la economia, por ello no esta basada en el ahorro económico o en la eficiencia energética (somos conocedores y plenamente conscientes de los efectos en la sobrecarga y penalización del consumo energético que esta sugerencia supone en las instalaciones de climatización y calefacción al admitir 100% aire exterior), se sacrifican ahorro económico y eficiencia energética, en beneficio de la salud, y esto significa (aunque parezca contradecirse) una enorme ganancia económica una vez vencida la COVID-19, antes este vencida la COVID-19 antes la económia se recuperará. Esta sugerencia es vital que sea aplicada de manera inmediata todos y cada uno de los hospitales, centros de salud, consultas médicas, geriatricos, medios de transportes, locales comerciales…

    ¿Por qué?

    – Si extraemos de manera forzada la masa de aire viciado (sucio, gastado, respirado, agotado, gases residuales…) existente en un espacio dónde transitan personas y animales, lo que en verdad estamos haciendo es renovando ese aire viciado con aire exterior limpio y fresco (o menos gastado, menos respirado…). La acción de respirar (personas, animales, plantas…) contribuye a aumentar significativamente en la masa de aire que nos envuelve, la presencia y por lo tanto un aumento en la densidad de nano, mini, particulas, gases, microorganismos, bacterias y virus que se van a concentrar en esa misma masa o volumen de aire que nos rodea. Si ese aire así viciado, no es evacuado de manera forzada (mecánicamente) al exterior de la estancia, y reemplazado por aire exterior nuevo y limpio, la atmosfera existente en ese espacio se volverá muy densa y casi irrespirable, y lo que es mucho peor, la masa de aire viciado se transformará en un medio físico ideal de transporte, intercambio y contagio de todo tipo de microorganismos (virus incluidos) entre las personas, por lo tanto cualquier masa o volumen de aire viciado resultante de la respiración natural de las personas, animales y plantas, es una de las puertas ideales de entrada para el contagio masivo y la siguiente propagación de la COVID-19. Tome nota que extraer de manera forzada el aire viciado del interior de un local, no es lo mismo que tener encendido un ventilador o aparato de aire acondicionado del tipo pared en modo “ventilación”, el primero sí garantiza la renovación con aire exterior limpio y fresco, el segundo no, ya que tan solo recircula el aire viciado al interior del local y en ningún caso renueva este aire viciado sino que lo “remueve” tan solo. Es imprescindible en estos momentos duros de pandemia garantizar a las personas un aire fresco y limpio en las mejores condiciones. Si la tiene, por favor, ponga en marcha su instalación de extracción forzada, usted estará ayudando en la lucha contra la propagación de la COVID-19.

  5. Ref. 3

    Medida, propuesta para combatir la COVID-19:

    – Inversión económica mundial extraordinaria y sin precedente, en Ciencia. Todos los recursos económicos y sociales deben de ser dedicados a la lucha contra la COVID-19, sin (evidentemente) afectar las luchas existentes en la actualidad contra otras patologías conocidas o desconocidas todavía, como por ejemplo la inversión en la lucha contra el cáncer, obviamente.

    ¿Por qué?

    – Porque no existe pregunta posible, no existe ningún dilema posible, no existe ninguna duda posible. Crear una dicotomía entre salvar a la Salud o salvar a la Economía, es una pregunta absolutamente errónea, falsa, viciosa, repugnante, indignante y engañosa. La pregunta ¿Salvar a la Salud o salvar a la Economía? es insoportable, no es digna de la Humanidad. La Economía es un “producto” (un residuo) de la Salud, de la propía existencia de la humanidad. Sin Salud la Economía no existe. Salvemos la Salud, nos jugamos nuestra existencia (y en consecuencia la existencia de la propia economía).

  6. Hoy es 11 de abril del 2021 y lamentablemente, que yo sepa, todavía no se ha obligado a mantener encendidas 24/24 horas, 365/365 días, las instalaciones de ventilación mecánica, forzada, o renovación de aire en los edificios, industrias, garajes, hospitales y cualquier volumen susceptible de ser transitado por las personas. No solo debe de ser obligatorio instalar sistemas eficientes de ventilación mecánica en los edificios sino que también debe ser obligatorio que estos sistemas de ventilación estén en marcha y se mantengan en funcionamiento continuo 24/24, 365/365, a su ¡máxima potencia!. La COVID-19 es una pandemia, esto es de la máxima seriedad, por lo que seamos serios, ante elegir entre ahorrar energía o salvar a personas, yo elijo sin ninguna duda salvar a personas. Si usted posee o es el jefe de mantenimiento de una instalación de ventilación forzada, mantenga esta en marcha continuamente, muchas gracias.
    Un abrazo desde Suiza, José Martínez, consultor internacional en geotermia superficial y profunda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *